Dije que no iba a llorar

Dije que no iba a llorar al terminar el libro, porque leia aqui varios comentarios que al terminar el CDT9 tenian unas ganas inmensas de llorar, resulta que cuando llego a la parte cerrada del libro, lo iba leyendo con normalidad, me sorprendian cosas, pero hasta ahi, pero al llegar al momento en que llegan las luces azules y la lluvia, yo lo iba leyendo en la calle, al llegar a ese momento, voltee al cielo (mi esposa dice al universo) y vi el cielo mas azul de lo normal (imaginacion mia jeje), pereo desde ese momento empece a sentir un nudo en la garganta, tuveo que parar de leer porque llegue al trabajo, al concluir el dia, tengo que espera a que me trasladen a mi hogar, en esa espera continue leyendo, leo el acontecimiento mas grande que la ha pasado a la humanidad y no dejo de sorprenderme en demasia, cada uno de los relatos se me van metiendo a lo mas profundo de mi ser, en el camino a mi hogar continuo leyendo pero ya no podia contener las lagrimas, no volteaba a mirar a mis compañeros de viaje, al bajarme solo me despedi rapido y baje del transporte, entre a casa y esa estrella que siempre me recibe parpadeo con mas de lo normal, asi que tuve que voltear al universo (jeje mi esposa) y me quede inmovil, pasmado, sin poder saber que pensar porque en ese universo veia una imagen de un hombre enorme formado por las estrellas, tal vez no acostumbro a ver las estrellas, pero se que he visto ese lugar y nunca habia visto las estrellas en esa posicion, mis ojos eran como llaves de agua abiertas sin poder contener las lagrimas, pero no me importaba queria llorar pero llorar de felicidad al ver ese momento escucho dentro de mi como si me dijeran, “ven aqui estoy”, solo respondi, “aqui estoy tambien Padre”. El amor de Nuestro Padre lo sentia con toda su intensidad y yo sentia una paz y frescura en todo mi ser, como si las lagrimas estuvieran destapando algo dentro mi, al entrar al hogar estaba ahi mi esposa esperandome, quiza quise ocultar “mis llaves abiertas” pero no pude, se dio cuenta y me pregunto que pasaba, solo alcance a mover la cabeza negativamente, aun no podia hablar por todo lo que llevaba dentro, pasaron minutos y ella tratando de que le dijera que sucedia, despues de un rato le dije que ella ya sabia que me sucedia, imagino y si lo supo, solo me dijo, “es el libro”, le dije “si y parece que esta escrito para mi” tambien le dije en tono de broma que si alguien me hubiera dicho todo lo que me llevaria a sentir y a experimentar hubiera preferido leer “Memin pigüin” claro eso alivio un poco y logre hablar mas, ella se fue a dormir y me quede leyendo unas paginas mas y leo con sorpresa…
———————
“El Maestro permanecio solo en la orilla. Entonces levantó el brazo izquierdo. Saludaba. Pero ¿a quien? Mire a mi alrededor, como un perfecto estúpido. En la costa no había nadie. … Jesús mantuvo el brazo en alto. Y agitó la mano, en señal de saludo. Saludaba a quin esto escribe ¿Pero por que saludaba? El gesto del Hijo del HOmbre se prolongo casi un minuto. No sé explicarlo. En mi mente sonó una plabra, 5por5 (fuerte y claro) — ¡Confiad!
No comprendi. En esos momentos no. Ahora sé por qué fue en plural. El consejo era para mí, y para el hipotético lector de estas memorias…, por supuesto”
———————
Una vez mas supe que ese momento anteriormente vivido era un mensaje mas agregado  los tantos que he recibido. Una vez mas… GRACIAS por tu AMOR Padre.

Advertisement

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s